Castellano | Català RSS
Servicios Medio ambiente Las palomas, el escarabajo de las palmeras y otros problemas de parques y jardines

Las palomas

La paloma es uno de los pocos animales que se ha adaptado a vivir en las grandes ciudades. La similitud del medio urbano con su medio natural, la falta de depredadores y la abundancia de alimentos, ha hecho que proliferaran en gran medida. Esto hace que la superpoblación de palomas provoque muchas molestias derivadas de la acumulación de excrementos en el mobiliario urbano, las azoteas o los balcones, y por los ruidos en horas intempestives. También producen daños en los edificios de importancia arquitectónica y en los monumentos, ya que las heces de las palomas es muy agresiva y contiene elementos salinos capaces de erosionar la piedra y el metal.

Además, la proliferación de palomas aumenta el riesgo sanitario por transmisión de enfermedades a grupos de especial riesgo, como por ejemplo los niños y la gente mayor. Por todas estas razones, se considera una plaga cuando existe una situación demográfica no controlada de aves que puede provocar daños económicos y problemas físicos o de salud a las personas, a los cultivos o al medio ambiente.

El hecho de que la población de palomas crezca sin control implica que hay muchos individuos para una misma fuente de alimentación. Por lo tanto, la cantidad de alimento para cada uno disminuye de manera considerable y se produce una debilidad en la colonia de palomas, haciéndola propensa a transmitir enfermedades y parásitos.

El problema de la superpoblación

Con la llegada del mes de abril empieza la época de mayor fertilidad y el nacimiento de las crías de paloma. Es el momento en el que la actividad de las aves se multiplica y también los problemas que se  derivan: excrementos corrosivos en los tejados, acumulación en los canales y en los agujeros de los edificios de todo tipos de residuos que utilizan para sus nidos, incluyendo cadáveres otras palomas, etc.

Para el cálculo del impacto que la reproducción de palomas tiene al medio urbano, se podría hacer esta suposición con base real, teniendo presente la paridad de sexos y que 40% de la población no se reproduce por ser ejemplares jóvenes o seniles:

1. Una pareja tiene ocho puestas anuales.
2. Las puestas son de dos huevos cada una.
3. Prosperan el 50% de los huevos o de los pichones.
4. Una pareja, en condiciones óptimas, daría lugar a unas 74 parejas en un año.

Un hecho que ayuda a la superpoblación es la presencia de personas que les dan comer. Los alimentadores suelen tirar pan a las palomas y estas se acostumbran a comer sólo una variedad de alimento; ello provoca que no tengan suficientes nutrientes para un desarrollo saludable. Las palomas aprenden con rapidez los horarios y los puntos de cebado, adaptando los movimientos diarios a la busca de alimento a los hábitos de las personas que se les dan comer.

Un problema de salud pública

Este problema se agrava si hay presencia de niños y gente mayor en el lugares donde van personas a dar comer a las palomas (parques, jardines, patios de escuelas, etc.). Además de la suciedad que se  pueda generar para tirar alimentos, se incrementa el riesgo sanitario.

Estudios científicos han demostrado que un porcentaje importante de palomas es portador de parásitos que infectan los humanos. La infección más habitual se hace por vía oral cuando un niño juega en el parque con arena o agua contaminada por los excrementos o las plumas de las palomas. El parásito pasa de las manos a la boca y llega  al intestino; a veces, puede ocasionar problemas renales y urinarios, entre otros. La infección por vía respiratoria es menos frecuente, pero también se da; igual que la vía ocular, cuando se rozan los ojos con las manos contaminadas por el parásito. Los palomos introducen, además, otras plagas al ser portadores de pulgas, paparras, ácaros y arácnidos.

Por estas razones, se aconseja evitar situaciones de proximidad permanente y en lugares poco ventilados donde haya una colonia de palomas importante. Igualmente, también es indispensable mantener limpios y desinfectados los lugares de anidamiento, donde se acumula gran cantidad de palomina (mezcla de plumas y excrementos), por ser un foco de microorganismos y parásitos que pueden contaminar tanto los alimentos como los suministros de agua.

El Ayuntamiento hace de manera periódica campañas de control de palomas para reducir el número de aves y para evitar que en el momento de cría haya un incremento de la natalidad, que haga incrementar la colonia que vive en la ciudad y su entorno. Las autoridades municipales también velan para que las personas no den comer a las palomas a la vía pública.

La plaga del escarabajo de las palmeras

El escarabajo de las palmeras (Rhynchophorus ferrugineus Olivier) ocasiona daños de importancia a diferentes especies de palmera hasta llegar a producir su muerte. Se trata de un escarabajo de color rojo y negro que pone los huevos a las partes tiernas de la palmera; después, las larvas perforan galerías en la base de las hojas y el tronco para alimentarse hasta secarla. Cuando el insecto sea adulto se desplazará volando para atacar nuevas palmeras del entorno.

En nuestra zona afecta principalmente la palmera canaria (Phoenix canariensis) aunque también puede afectar la datilera (Phoenix dactylifera). En Cataluña, la mayoría de las palmeras afectadas han sido canarias y en Mollet, hasta el momento, sólo ha afectado esta especie. Los principales síntomas visibles que presentan son la inclinación y caída del ojo de la planta (las hojas más jóvenes de la parte superior) y la sequedad de hojas que se van marchitando hasta perder su aspecto característico, sin ninguna otra causa aparente.

La prevención y lucha contra la plaga está declarada de utilidad pública, por lo que los propietarios de palmeras afectadas tendrán la obligación de aplicar las medidas fitosanitarias establecidas para las zonas demarcadas. Por ello, deben aplicarse tratamientos fitosanitarios preventivos de acuerdo con el protocolo establecido por la Generalitat de Cataluña. Las empresas de servicios que aplican los tratamientos tienen que estar registradas en el Registro de empresas de tratamientos fitosanitarios (ROESP).

De acuerdo con el protocolo, el material resultante de cortar y destruir la parte afectada de las palmeras debe transportarlo y gestionarlo una empresa especializada, de forma que no suponga ningún riesgo de propagación de la plaga. Queda prohibido el abandono de este material así como su vertido en puntos no autorizados.

Plaza Mayor 1 (Casa de la Vila), 08100 Mollet del Vallés (Barcelona)
Tel. 93 571 95 00 | © 2018 - Ayuntamiento de Mollet del Vallés