Castellano | Català RSS

Jardín de la Farinera

El Jardín de la Farinera fue remodelado en 2003 para convertirse en un parque urbano. Se ubica sobre los terrenos donde habían estado los cultivos de huerta del jardín privado de la Farinera Moretó, industria centenaria situada justo al otro lado de la avenida de Rafael Casanova, a los que se anexó parte del paseo de Artur Barres y de un solar baldío donde había habido vertidos incontrolados de escombros. En total, la superficie ajardinada es de 11.120m2.

Anexo a la casa y a la fábrica de la Farinera, todavía se conserva buena parte del jardín privado diseñado por el arquitecto Manuel Casas Lamolla el año 1935. El jardín es de concepción neoclásica, con algunos rasgos característicos como caminos y escalinatas que marcan simetrías con isletas de geometría regular recortada con bojes, tejos y adelfas recortados en topiario (técnica de la jardinería que consiste en dar formas artísticas a las plantas mediante la poda) con formas cónicas, redondeadas o de campana.

El parque que hoy es de uso público, está separado de la zona privada y de la fábrica por la antigua carretera de Sabadell. Antiguamente, esta parte era una extensión con elementos que daban continuidad al jardín privado, como la valla perimetral o el pabellón que albergaba el pozo de abastecimiento de agua, así como un paseo central de tilos y algunos árboles aislados que aún se conservan hoy en día. Como es habitual en los jardines de la época, tenía parcelas destinadas al cultivo de huerta y frutales para abastecer a los propietarios de la fábrica. Durante la década de los 80 y 90 del siglo XX, esta parte del jardín fue utilizada como vivero municipal por parte del Ayuntamiento. Sin embargo, se conservaron algunos elementos, como algunas alineaciones de árboles, la valla perimetral, las escalinatas de obra vista, algunas vallas verdes y las puertas de acceso.


Actualmente, el parque está proyectado bajo la premisa de encajar los elementos antagónicos que representan las necesidades de un parque moderno y adaptado a los usos públicos con los vestigios de un viejo jardín de época con inspiraciones neoclásicas. El antiguo pozo del jardín, hoy protegido por una valla de madera, sigue abasteciendo de agua a la Farinera. Los tramos de la valla perimetral en buen estado y los pilares de dos antiguas portaladas se han conservado, aunque dejando los accesos abiertos. También se conservan las antiguas escaleras de obra vista con dos jardineras a ambos lados.

En cuanto a la vegetación encontramos un paseo central de tilos, bosques de pinos con encinas, algunos ejemplares de los antiguos frutales y restos de los árboles que se había plantado en la etapa de vivero, como cipreses y pinos. Tiene una pérgola metálica con glicina de espectacular floración en primavera, vallas de boj, algunos ejemplares de avellano y un conjunto de macetas de terracota con bojes recortados en bola que rememoran los antiguos topiarios del jardín neoclásico original.

Hay dos áreas de juego infantil y una fuente de agua potable.

 

Situación

Está situado en la parcela delimitada por la vía del ferrocarril, la avenida de Rafael Casanova y el paseo de Artur Barres.

 

Horario

Parque abierto.

 

Servicios

Espacio de juego para niños, fuentes de agua potable y zonas de sombra y descanso.

 

Superficie

11.120 m²

 

Datos técnicos

Proyecto: Mar Pèlach i Pàniker, arquitecta, septiembre 2001

 

Colaboración: Josep M. Mompín i Valeri, paisajista, Servicios técnicos municipales

 

Empresa y año de ejecución: Cespa, 2003

 

Dirección de la obra:

- Josep M. Mompín i Valeri y M. Àngels Rodriguez i Vilaró, Servicios técnicos municipales

- Jordi Bordanove, Reinald Bernet, Cristina Hidalgo, Cespa


Plaza Mayor 1 (Casa de la Vila), 08100 Mollet del Vallés (Barcelona)
Tel. 93 571 95 00 | © 2018 - Ayuntamiento de Mollet del Vallés